Rubén Sancho
  Raúl González Blanco
 

Raúl González Blanco es, ante todo, un futbolista. Pero un futbolista de los de antes, no de los de ahora. Un futbolista de esos que juegan al fútbol, y que son conocidos por ello, por jugar al fútbol. Los futbolistas de hoy en día son conocidos por otros aspectos de su vida.

Raúl González Blanco es un mito del madridismo y del fútbol español, un mito que, por suerte, todavía podemos disfrutar. Y por ese motivo, los madridistas, los madridistas de verdad, no los madridistas de diario deportivo y de celebraciones fatuas, nos ponemos en pie cada vez que mencionamos su nombre.

Porque sabemos reconocer su honestidad y su ética de trabajo, su humildad y su esfuerzo permanente, en el día a día. Porque los aficionados al fútbol, los verdaderos aficionados al fútbol, apreciamos, por encima de todas las cosas, el esfuerzo, el trabajo diario, aunque en momentos determinados caigamos rendidos, de manera circunstancial, ante el talento puro y duro.

Raúl González Blanco lleva 14 años en la primera plantilla del Real Madrid, disfrutando y haciéndonos disfrutar de su fútbol. No es el jugador más talentoso, no es el más rápido, no es el más fuerte, no es el mejor en nada, pero es casi el mejor en todo. Porque lo tiene todo sin tener nada.

Es un jugador de ésos en los que cuesta entrar. De ésos de los que no caes enamorado la primera vez, pero que acabas por ceder ante su perseverancia, tan consistente como la del enamorado seductor.

Raúl González Blanco nunca tuvo buena prensa. No es un jugador mediático. Le falta locuacidad, le falta marketing, le falta simpatía, y por éso nunca recibió ningún galardón a título personal cuando era el mejor, y por éso, también, ahora que ya no es el mejor recibe cientos de críticas.

Raúl González Blanco está por encima de su fútbol actual. Él ya ha superado la fase de ser juzgado por los partidos que juega, él debe de ser juzgado por la historia que dejó tras de sí, por ese reguero de victorias, de derrotas, de goles, de ocasiones perdidas, de fútbol, pero con letras mayúsculas.

Por ello la prensa deportiva y el gran público debería respetar la figura de Raúl González Blanco y comprender que nos encontramos ante uno de los mejores jugadores españoles de la historia, sin ningún género de dudas.

¡Ojalá nos queden muchos años de Raúl González Blanco!

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=