Rubén Sancho
  Es muy fácil, si lo intentas (Contracrónica del Nueva Zelanda 0-5 España)
 

Es muy fácil, si lo intentas, pero no lo habíamos intentado hasta la Eurocopa y ahora nos damos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido, enfangados como estábamos en la Furia, en los debates infértiles sobre este o aquel jugador, en asuntos nimios que sólo enturbiaban la realidad de nuestros futbolistas, pequeños centrocampistas de toque y movilidad.

También es verdad, eso sí, que hemos encontrado dos goleadores de altura, dos hombres de gol como no habían coincidido en la Selección jamás, dos delanteros que, además de ser incisivos y eficaces, se complementan a la perfección, cuando Villa participa en la creación de juego aporta movilidad, Torres ofrece profundidad y desmarques al espacio.

Así es muy fácil, así da gusto jugar, y sobre todo, da gusto ver jugar. Porque la Selección Española ha sabido conjugar en el equipo el verbo jugar a la perfección. Desde la defensa hasta la delantera, todos comprometidos con el toque, con la circulación y con el esfuerzo para recuperar el balón cuando no se tiene.

Aunque el partido de ayer no sirve para sacar conclusiones, porque Nueva Zelanda está muy por debajo de un nivel aceptable, sí que permite comprobar que España sigue en estado de gracia, que los cimientos de la Eurocopa siguen sólidos.

Y ahí Del Bosque ha vuelto a demostrar que es un tipo inteligente, un tipo que sabe sacar provecho de las situaciones, sin protagonismos, sin pretensiones personales. Se encontró un equipo hecho, y lo ha dejado tal cuál, sin modificar nada, y ahí está la clave de su éxito.

Ahora esperan Irak, un rival complicado y Sudáfrica, el anfitrión, al que se le supone más fútbol del que ofreció en el partido inaugural de la Copa Confederaciones, pero ante los que España no debería tener mayores problemas, aguardando las semifinales ante Italia o Brasil.

En definitiva, es muy fácil, si lo intentas, y España lo intenta cada día, con un equipo sin fisuras y sin estrellas, con once jugadores perfectamente compenetrados y comprometidos con el proyecto, en el que todos destacan, pero ninguno sobresale porque es muy difícil sobresalir de la excelencia.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=